Blog Página 64

Este "blog" pretente abrir un canal de discussão da soberania brasileira em seu amplo contexto de legalidade constitutcional, seus caminhos e alternativas, que a Nação necessita para sua emancipação.

Busca

Autores

Histórico

ELECCIONES EN Uruguay

01 de novembro de 2009

"El país está políticamente dividido en mitades, con dos puntos de diferencia"

 

El director de la consultora Cifra dice que la diferencia en el balotaje del domingo 29 de noviembre la marcará el candidato que sepa captar al electorado que está en la "mitad de la cancha", y que no son "particularmente amantes" del frenteamplista José Mujica ni del nacionalista Luis Alberto Lacalle. Ese electorado está en todos los partidos. Luis Eduardo González saca tres conclusiones del resultado del domingo 25: el estancamiento del Frente Amplio, la confirmación de que políticamente el país está dividido en dos mitades, y que la segunda vuelta determinará cuál de estas dos mitades es un "poquito más grande que la otra". Para González, en caso de que Mujica sea presidente nada indica que pueda cambiar drásticamente la relación del Poder Ejecutivo con el Parlamento, donde el Frente Amplio tendrá mayoría. Incluso, prevé que la mayor oposición al gobierno vendrá de la interna de la coalición de izquierda, como le ocurrió al presidente Tabaré Vázquez. "Lo esencia será cómo encarar esa oposición interna dentro del FA", explica el director de Cifra. Con respecto a la mayoría que Mujica tendría en la bancada de gobierno (dominada por el MPP), González cree que eso le puede jugar en dos sentidos: a favor o en contra. En caso de que el ganador del balotaje sea Lacalle, "naturalmente se le otorgará mucho más importancia" al Parlamento, dado que el Poder Ejecutivo no tendrá mayorías, concluye.

Carlos Ríos

-¿Qué lecturas se pueden sacar de los resultados de las elecciones del domingo 25?

-Las conclusiones más generales son tres. Lo que se suponía que había terminado en 2004, se confirmó que efectivamente se había terminado. Esto es, un proceso sistemático de crecimiento de lo que entonces era la oposición de izquierda, que se ambientaba por las insatisfacciones de la población y por el cambio de las estancias de la oferta política de la propia izquierda. Ahora que la izquierda llegó al gobierno las cosas se plantean de otra manera. Segunda gran conclusión es que el país sigue dividido aproximadamente en dos mitades políticas, con un matiz que es que las dos mitades son ahora más parecidas, y por esa razón hay segunda vuelta. O sea, no es un mundo político parecido al de 2004 ni tampoco al de 1999, está en una posición intermedia, más cercana probablemente a 2004 que a 1999. Y la tercera es que lo que hace la elección de fines de noviembre es simplemente ratificar cuál de esas dos mitades, con los liderazgos actuales, es un poquito más grande que la otra.

-Los resultados del domingo 25 marcaron una caída del Frente Amplio y del Partido Nacional y un fuerte crecimiento del Partido Colorado. ¿A qué responde esto?

-La reflexión desde la perspectiva de las dos mitades, tiene la ventaja de ver el bosque y no los árboles. Sí, el Partido Nacional cayó mucho, pero el Partido Colorado mejoró mucho. Bueno, compare la votación sumada de blancos y colorados en 2004 y da muy similar. La diferencia en realidad se parece muchísimo a la caída del FA. O sea, un asunto es la posición relativa de blancos y colorados, y otro asunto, que es mucho más variable, es la gran estabilidad de las dos mitades. Ese me parece que es el tema, políticamente hablando, más importante. Por eso, entre otras cosas, es que hay que mirar con prudencia el resultado de noviembre. Sí, Mujica arranca con alguna ventaja. Pero esa ventaja es modesta, porque el fondo del asunto está en las mitades y no en los partidos. Mitades con diferencias pequeñas y nadie se deja cortar el cuello por dos puntos porcentuales, que es la diferencia entre esas dos mitades.

-Es decir que Mujica arranca con ventaja para el balotaje.

-Sí, claro. Pero el problema es cuál es el tamaño de la ventaja. Muchos colegas dicen muy enfáticamente que la probabilidad de una derrota de Mujica es casi nula. Bueno, yo creo que las cosas no son de ninguna manera tan drásticas. Porque creo que probablemente lo más importante no está en los partidos sino en las mitades. Cuando miro esas mitades, el FA votó 48% y blancos más colorados votaron 46%. Entonces, la diferencia entre las dos mitades son solamente dos puntos. Y, repito, dos puntos porcentuales no son suficientes para decir que la probabilidad es nula. No, no, no, dos puntos porcentuales son solo dos puntos. Puede ser un poco más, puede ser un poco menos. La ventaja de Mujica se ve mejor mirando esos dos puntos, que mirando la distancia entre el FA y el PN. En 1994 los tres partidos llegaron a la posición del triple empate; en 1999 el FA se transforma en el partido más votado; en 2004 fue mayoría absoluta, y ahora se estabilizó, se estancó con un modesto retroceso. Entonces creo que la perspectiva más importante para encarar la política uruguaya sigue siendo la de las dos mitades. Y si eso es correcto la diferencia de chances entre Mujica y Lacalle se mide mejor por las diferencias entre las dos mitades que es 48% a 46%, solo dos puntos, que por diferencia entre la votación del FA y del PN, o por ejemplo entre la popularidad personal de Mujica y Lacalle. Ese es el punto.

-El FA registró una caída de votos en Montevideo y en el interior, igual que el Partido Nacional. ¿Cómo se explica?

-El FA en el interior salió en plata, perdió algunas décimas de puntos. O sea, se estancó en el interior y cayó realmente en Montevideo. El que cayó más en el interior fue el PN. Ahora, la explicación de las dos cosas es muy diferente. El FA cae por un conjunto de factores generales que tienen que ver con las grandes dimensiones de las expectativas previas, con la pérdida de la inocencia, ya fue gobierno y hay un montón de episodios complicados que lo afectan precisamente por ser gobierno. Ahora el gobierno de la izquierda ya no es blanco y negro con el gobierno de los partidos tradicionales. El país está un poquito mejor, eso es lo que ve la mayoría de la gente; pero es un poco mejor, no se formó otro país, es el mismo un poquito mejor. Y el gobierno también es un poco diferente, pero no es otra cosa. Esa discusión de fondo es la que está detrás de los titulares de estos días. El doctor Vázquez dice no, esto no enfrenta proyectos de país, enfrenta formas de gobierno. Pero para parte de la izquierda que sigue viendo la cosa como una confrontación radical eso no es aceptable. Ahora bien, el proceso de crecimiento de la izquierda en Montevideo había avanzado muchísimo, tanto que en octubre de 2004 el FA había recibido más del 60% de la votación. Bueno, en algún momento tenía que empezar a bajar. Mientras que en el interior, el proceso arranca casi 20 puntos atrás, mucho más lento, no mejoró pero por lo menos le dio para aguantarse y no caer. En cuanto al PN, si el argumento de las mitades el cierta, se refiere a estilos, a campañas y a candidatos. Pero en realidad la mitad puede cambiar de partido favorito, porque ahora es más fácil pasar de votar blanco a votar colorado, y de votar colorado a votar blanco. Y eso es lo que hace la diferencia. Pero si usted mira la suma de votos blancos y colorados en 2004, y mira ahora, lo que se observa es una gran paridad.

-¿A qué atribuye el repunte del Partido Colorado?

-A mi modo de ver, en 2004 el partido fue rechazado por buena parte de su electorado porque no sintonizó con las principales preocupaciones, y el electorado termina yéndose. Mientras que en las internas de junio muestra un cambio radical en el liderazgo que se ha expresado claramente en una campaña de formas y sustancia muy diferentes. Y evidentemente lo que ocurrió fue que la gente vio con buenos ojos esos cambios y a mucha le pareció muy apropiado, casi a sabiendas de que no eran opción de gobierno, renovar el PC. Creo que la fórmula colorada se complementaba perfectamente sumando dos mensajes bastante distintos. El gran acierto fue expresarse sin fisuras, sin contradicciones. De León es el mensaje a los colorados como sangre de toro. Muchachos y muchachas vuelvan a casa, la estamos poniendo en orden. Y Bordaberry es la expresión de renovación. De León abrió hacia adentro y Bordaberry hacia afuera. Parece claro que la caída del FA, en Montevideo en particular, se produjo por un crecimiento de la votación colorada e independiente. AP es pequeña y expresa el tamaño de la oposición desde la izquierda. Si el FA es capaz de recuperar esos votos en noviembre, entonces va a ganar con más de dos puntos. Y si la candidatura de Lacalle logra mostrarse realmente hospitalaria para esta clase de votantes, entonces la distancia va a ser más pequeña y Lacalle podría ganar.

-¿Cómo cree que se deben parar Mujica y Lacalle para el balotaje? ¿Cuáles son las mejores estrategias?

-Las estrategias exitosas para noviembre serán las que de alguna manera sean capaces de apelar, de motivar a esos votantes que están más bien en el medio de la cancha, que no son particularmente amantes ni de Mujica ni de Lacalle. Entonces, el problema central es el lenguaje o el enfoque apropiado para ese electorado.

-Usted dijo la semana previa a las elecciones del 25 de octubre, que en los tres partidos hay pequeños grupos que, por ejemplo, en el Frente Amplio no votaría por Mujica en una segunda vuelta, y en el Partido Nacional y Partido Colorado que no lo haría por Lacalle. ¿Cuánto pueden pesar en la definición?

-Que existen esos pequeños grupos todo el mundo lo sabe, es difícil medirlos con precisión. Justamente la acción más eficaz sobre esos pequeños grupos es la que va a definir en noviembre.

-¿Cómo vislumbra un gobierno de Mujica con mayoría parlamentaria y uno de Lacalle con un Parlamento dominado por la oposición?

-Una vez le preguntaron a un jesuita por qué ustedes contestan siempre una pregunta por otra pregunta, y el interpelado contestó "por qué no". Yo le pregunto a usted cuál fue la principal oposición a este gobierno del FA. Me parece que cuando uno reflexiona con cuidado a la conclusión que llega es que la principal oposición no estuvo en los partidos fundacionales, sino que fue interna, desde adentro del FA. Bueno, si eso es así, no veo razones dramáticas para que cambie en los próximos cinco años si el FA es gobierno. Entonces, paradójicamente, cualquiera sea el ganador de esta elección, si los liderazgos políticos actúan con prudencia, y tratando de buscar el retorno al gobierno en 2014, entonces la mecánica política no va a ser tan distinta. Lo esencial va a ser cómo encarar esa oposición interna adentro del FA.

-Ahora, si Mujica es presidente tendrá al MPP, su propio sector político, dominando la mitad de la bancada del FA. Eso es un cambio importante con respecto a lo que se vio en el gobierno de Vázquez.

-Sí, pero desde el punto de vista de la construcción de acuerdos, del mantenimiento de políticas incrementales, la mayoría del FA de Mujica es bueno y es malo, y no se sabe cuál de las dos cosas va a ser más importante. Es bueno porque Mujica tiene mayor ascendiente sobre su propia fuerza. Pero es malo porque esos aliados políticos se sienten ganadores y van a sentir que las que ganaron son sus ideas, sus enfoques, y van a querer actuar en consecuencia. Potencialmente, esto abre más problemas hacia el futuro de los que tuvo este gobierno. Precisamente porque Vázquez era una figura más neutral hacia dentro del FA, y por eso mismo era visto como un ancla de unidad. Es la famosa imagen del banquito de tres patas: el presidente, Danilo Astori y José Mujica. En el caso de que Lacalle fuera presidente, naturalmente se le otorga mucho más importancia a la legislatura.

-¿A qué se debe que hayan fracasado las dos propuestas de plebiscito, la de anulación de la ley de Caducidad y la del voto epistolar?

-Como ustedes saben, el domingo nosotros metimos la pata. La caducidad es un tema muy importante para muchos uruguayos. En realidad teníamos las cosas más claras antes del domingo que el domingo mismo, pero eso es consecuencia de que las bocas de urna son complicadas. Y así me fue. En cuanto a la Caducidad, las cosas ocurrieron como si todos los que se expresaban por anular efectivamente la votaron, pero la abrumadora mayoría de los que no sabían qué hacer no la votaron. Entonces, la anulación no capturó ningún indeciso. En cuando al voto epistolar, la cosa fue todavía peor, porque no solo el voto a favor no capturó indecisos, sino que perdió intenciones de voto a favor. Fueron comportamientos muy diferentes del electorado. En el caso de la Ley de Caducidad no hubo un liderazgo político firme y claro. En el caso del voto epistolar no había nada dramático, para la gente era clarísimo que no había problemas morales de fondo. Y al final la gente optó, también ante la ausencia de liderazgo, por no votar.

El "mundo real" y el de las encuestas

Luis Eduardo González dice que el impacto de las encuestas "es modesto" y que "no influyen en lo que la gente cree que va a ocurrir".

"Los votantes son mucho más influenciados por lo que son nuestros ámbitos inmediatos, los amigos, la familia, vecinos, compañeros de trabajo. Ese es el mundo real. Un lunático que aparece en televisión y que dice tales o cuales cosas y que nadie sabe si tiene una computadora grandota o una bola de cristal, o qué, es mucho menos real", dice el director de Cifra. Sin embargo, las encuestas sí inciden en una forma indirecta, aclara. "Los liderazgos políticos critican mucho las encuestas, sobre todo cuando no les dan bien -cosa que me parece muy respetable y razonable a condición de que se haga conforme a normas mínimas de educación y altura- pero les hacen caso. Me parece que a esta altura la experiencia acumulada en Uruguay muestra que las encuestas profesionales, las que viven básicamente de su trabajo, tienden a estar mucho más en lo cierto que en el error. Entonces les hacen caso. Y al hacerles caso, las encuestas influyen indirectamente en la gente, no porque actúen sobre el pensamiento de la gente, sino porque actúan sobre el menú de ofertas a los votantes", explica.

 

El País Digital
postado por Marcos Goulart às 12:39

Comentários

Nenhum comentário foi registrado para este post.
Seja o primeiro a comentar!

Deixe seu comentário

Seu nome:
Seu e-mail:
Escreva seu comentário:
0 caracteres utilizados. Máximo 100 caracteres.

Digite o código contido na imagem ao lado:
Caso não consiga ler o texto da imagem, clique aqui.